En esta actividad acuática se realizan ejercicios, encaminados a reforzar aquellos músculos que más cambios o más peso sufren en el embarazo (espalda, pectorales, piernas), y todos aquéllos que cobran protagonismo durante el parto (perineo, glúteos, abductores, abdominales…). Se realiza nado de espalda fundamentalmente y braza, ejercicios de respiración y ejercicios de propulsión con material auxiliar. Algunos de los beneficios que proporciona esta actividad son:
  • La sensación de liviandad permite que las articulaciones se liberen.
  • La posición horizontal facilita una mejor distribución del peso del cuerpo sin sobrecargar una zona en particular.
  • Al ser una actividad aeróbica mejora el sistema cardiorespiratorio.
  • Proporciona tonicidad a los músculos, ejercitando los brazos, espalda, zona abdominal y piernas, por lo que se la considera una actividad completa.
  • Contribuye a relajar las zonas más sobrecargadas durante el embarazo.
  • Ayuda a controlar el peso, sentirse ágil y activa.